Cultivo del clavel chino

El clavel chino, se cultiva en diferentes partes, también se utilizan invernaderos para asegurar su existencia, y en lugares templados no requieren de invernaderos y pueden desarrollarse muy bien. El clavel chino es una flor muy vistosa y adorna perfectamente, por eso es considerada para ser cultivada en jardines, para que ocurra, tiene que conocer sobre sus cuidados, y una vez que los perfecciones, le puedo augurar que tendrá un jardín lleno de hermosos claveles chinos todo el año.

Existe una gran variedad de clavel como lo son las Carifiláceas y al género Dianthus, que comprende cerca de 250 especies diferentes. Las más populares son el Dianthus barbatus (clavelina), el caryophyllus (el clavel “común”), y el chinensis (clavel chino). Así mismo se encuentra en la variedad de Uniflora o Standard, dicho en otras palabras mini o grandes.

A continuación detallo con sugerencias importantes para poder mantener el clavel chico en óptimas condiciones:

En cuanto a su composición morfológica, es una planta de tipo perenne con una base leñosa y que logra alcanzar alturas de hasta 80 cm., de altura y sus hojas siempre son lineares.  Las flores brotan de 1 a 5 simulando un ramillete y tiene olor. Sus pétalos son dentados irregulares y llegan a medir hasta 1.5 cm de largo. Pueden tener diversos colores, de los que sobre salen es el rojo, rosado, blanco, amarillo, salmón y hay claveles con colores mezclados.

Pueden soportar temperaturas bajas hasta menos 3° C., sin que reciba las heladas directamente, sino si pueden morir,  y altas temperaturas que no sobrepasen los 25° C., sin embargo, las temperaturas ideales para un sano desarrollo son aquellas que en invierno es entre 15° y 18° durante el día y entre 10 y 12° durante la noche. En verano, la temperatura ideal es de 21° durante el día 12° a la noche.

La luz solar es vital para su crecimiento así como la aparición de claveles, por lo que es necesario que no se tenga en interiores o bajo sombra de arboles o techos, requiere luz directa solar. Con  respecto al tipo de suelo, debe ser poroso es decir, que no sea tierra compacta y que impida que el agua se drene, ya que el exceso de agua estancada, provoca que la planta se asfixie y se pudra.

A diferencia de otras flores, el clavel resiste suelos salinos como el agua con salinidad. Es importante que se le aporte nutrientes, ya que sus demandas suelen ser altas, por lo que mínimo una vez por semana sea primavera o verano, debe aplicarle abono. Ya en las estaciones de otoño o invierno es suficiente con solo abonar la tierra una vez por mes, procurando que la tierra continúe porosa para no ocasionar los devastadores encharcamientos.

Lee Mas Articulos:

Publica Un Comentario: